Llamamiento a la acción adecuada
ACTUEMOS PARA GANAR

INSTAUREMOS NOSOTROS

NUESTRA NUEVA·ANTIGUA FORMA DE VIDA

en beneficio de todos los pueblos, del 99% de la población

Para ello, y simultáneamente, hemos de

DESMONTAR LA GENOCIDA “OPERACIÓN CORONAVIRUS”

puesta en marcha a fines del 2019 pero preparada desde mucho antes, que pretende matar/esterilizar 7.000 millones de personas

Por Lluís Botinas (Barcelona, 1944)

Descargar PDF

Agradezco a los amigos de “Cauac, editorial nativa” (ver NOTA final) la oportunidad que me ofrecen de poder compartir algunas de las lecciones que he aprendido a lo largo de mis setenta años de activismo social en campos muy diversos. Empecé en el ámbito deportivo (de los 6 a los 16 años) y estoy ahora en el actual campo de responder adecuadamente a la supuesta “pandemia” de supuesta “COVID-19” supuestamente “causada” por el supuesto “SARS-CoV-2” que sitúa a la Humanidad ante la disyuntiva “Vida o Muerte”. Esto exige responder de manera que el dilema se resuelva a favor de la vida de más del 99% de la población mundial. Muchas de las lecciones del pasado no son aplicables a este reto inédito. Pero sí algunas.

 

Y quiero dejar bien sentado: 1) que si utilizo la primera persona del singular, y si firmo con nombre y apellidos, no es por afán de protagonismo sino para asumir la responsabilidad, y 2) que de los puntos aquí sólo enunciados: 2.1) unos están abordados en los demás capítulos del libro del que quizás forme parte una adaptación de este texto; 2.2) otros se basan en documentos escritos o audiovisuales que no tengo espacio para referenciar; 2.3) y el resto merecen estudios y tesis doctorales que podrían ser financiados con una pequeñísima parte de lo muchísimo que ahora se malgasta matando/esterilizando a la población.

 

Compartir cinco lecciones aprovechables:

A) dos consejos “metodológicos”:
A.1)
“Para conocer un tema cualquiera, conviene buscar a los disidentes. Los disidentes conocen la versión oficial, le encuentran fallos y proponen explicaciones alternativas; entonces uno puede hacerse rápidamente una buena comprensión del conjunto del tema.

y A.2) “Aprender a separar el grano de la paja”. Y esto toma una importancia actual suprema cuando se recuerda lo que gustaba decir el Catedrático de Inmunología de la Universidad de Berna, Dr. Alfred Hässig (1921-1999): “La medicina actual cada vez sabe más y más de menos y menos, y si sigue por este camino, pronto lo sabremos todo … de nada”.

 

y B) tres conclusiones, para mí recientes:

B.1) hay una reducidísima minoría que dirige el mundo. Desconozco quienes conforman esta ultraminoría, y parece claro que Gates o Soros son sólo caras visibles de un cierto nivel de la pirámide de poder. Por ahora, tampoco me interesa saber quiénes son puesto que ello no es importante para lo que sigue, así como tampoco lo es saber cuánto tiempo llevan detentando este determinante poder oculto. En cambio, sí es necesario entender que su poder planetario lo ejercen transmitiendo sus órdenes a través de capas descendientes de dirigentes estrictamente jerarquizados, de forma que los que están en una capa deben su nivel de poder a los que desde capas superiores los han seleccionado. Y esta ultraminoría tiene la idea fija desde hace largo tiempo de que el planeta Tierra está hecho para unos pocos cientos de millones de habitantes; el resto (unos 7.000 millones ahora) sencillamente les sobramos.

B.2) la realidad que ocurre delante de nuestros ojos no es un documental sino una película. Hasta hace poco yo también creía que la realidad (a cualquier escala) se va construyendo día a día delante de nuestros ojos y con nuestra (normalmente) pequeña contribución, y entonces cada cual (también a cualquier escala) hace de esta realidad en construcción permanente su propio documental conforme a sus valores, intereses y objetivos. Pero ahora considero mucho más cierto y explicativo que en realidad estamos ante una película que se va interpretando ante nosotros. La diferencia es decisiva: una película tiene pre-escrito su final, y TODO (argumento, guionistas, director, actores principales y secundarios, escenas, decorados, …) se compra y se planifica en función del final previamente programado.

y B.3) todos los dirigentes: son criminales; son tanto más criminales cuanto más elevado sea su nivel de actuación, y son criminales desde hace tiempo. Lo único que quedaría por precisar es si un determinado criminal lo es por acción o por omisión. En efecto, los dirigentes son sucesivamente formados, seleccionados y filtrados, y cuanto más elevado sea el nivel de poder más estrictos serán los filtros pasados, y con mayor conciencia criminal tomarán las decisiones y ordenarán su ejecución.

Aquí, una importante observación: no se puede juzgar a los dirigentes con criterios de dirigidos. Que “Yo no podría hacer esto” en absoluto significa que ellos no puedan hacerlo. Han sido formados/seleccionados/filtrados justamente para hacer en contra nuestro lo que nosotros no podríamos hacer, y para hacerlo con total frialdad. Y lo hacen, aunque cueste dolor, hambre y muerte a miles de millones de personas. Y lo que buscan fue dicho públicamente por primera vez por Busch padre el 11-S del 1991 (sí, 10 años EXACTOS antes del golpe de estado en los USA del 11-S del 2001): establecer un Nuevo Orden Mundial ante el hundimiento del Orden Mundial que la misma ultraminoría había impuesto anteriormente.

NOTA-1: no lo escribo para ahorrar espacio, pero en lo sucesivo debe leerse “criminales” después de “dirigentes”, “responsables”, “expertos”, “mandato”, “medios”, “Líderes Artificiales”, …

NOTA-2: Aunque estén supeditados a la “elite de criminales de arriba de todo”, los criminales situados en los distintos niveles de poder, e incluso grupos o sectores dentro de cada nivel de poder, en la medida que pueden aplican las ordenes que reciben según su propia agenda, mirando de mejorar su cuota de beneficios, de privilegios, de poder. Esto tiene graves consecuencias: los anti-Nuevo-Orden-Mundial que denuncian “la Agenda 2030”, “el Gran Reseteo”, “la concentración de capital en menos manos”, “la disminución de salarios con aumento de la explotación relativa”, etc., teniendo razón en cara aspecto parcial en que se centran, dicen medias verdades que lamentablemente ayudan a esconder (el que me temo es) el verdadero objetivo de la genocida “Operación Coronavirus”: matar/esterilizar 7.000 millones de personas. Y la cuestión decisiva es que la manipulación genética disfrazada de “vacunas” provoca esterilidad que -¡ojalá me equivoque!- cuando sea detectada ya será irreversible. Luego sí no lo impidiésemos, sí habría “el reseteo económico y el control total de la población” que denuncian los “anti-Nuevo-Orden-Mundial” … pero lo más grave es que este reseteo y este control-mayor-que-el-actual afectarían sólo a los 700-800 millones de sobrevivientes.

 

¿Podemos ahora precisar lo que en realidad está sucediendo?

 

Considero que, por primera vez en la Historia de la Humanidad, lo que sucede:

1) tiene un alcance geográfico mundial, ignorando diferencias enormes de temperatura (de 70ºC o más), de humedad, etc.;

2) afecta la vida de (casi) toda la Humanidad;

3) perturba (casi) todos los sectores sociales de cada Estado-nación;

4) ocurre a un ritmo muy rápido;

5) lleva a que (casi) todos los gobiernos del mundo tomen medidas básicamente similares contra su respectiva población, por lo que tienen o confinada o en cuarentena a la Humanidad, y sometida a unas llamadas “medidas de seguridad” que carecen de base científica pero que son argumentadas de maneras calcadas;

6) está destrozando (sin casi) todas las relaciones humanas: sociales, afectivas, emocionales, psicológicas, laborales, económicas, …;

7) ha asesinado, aislados en residencias o intubados en UCIs, a más de dos millones de componentes de la generación mayor, matándolos en condiciones de aislamiento indignas e inhumanas;

8) está destruyendo en vida la generación más joven, aplicando maltrato y tortura que impide la maduración física, emocional, psicológica, social, etc., de bebés en casa, y de criaturas, niños, adolescentes y jóvenes en los centros educativos:

8.1) los bebés no pueden madurar emocionalmente viendo mascarillas muertas en vez de caras vivas de padres, abuelos, … o incluso de desconocidos. Me cuenta un hombre de unos 60 años: “Me encuentro por azar con que desde dentro de un cochecito de niños, un bebé de unos siete meses me lanza una sonrisa luminosa, de oreja a oreja. Pero su sonrisa se apaga y su cara se paraliza. ¿Qué le ocurre?, me pregunto alarmado. Y caigo en que, aunque yo le estoy devolviendo la sonrisa, el bebé no puede verla por mi mascarilla”. Y comenta: “¡Ojalá no lo haya traumatizado para toda la vida!”;

y 8.2) criaturas, niños, adolescentes y jóvenes están siendo TODOS (¡me gustaría saber de muchas excepciones!) maltratados y torturados en TODOS (¡ídem!) los centros educativos por TODOS (¡ídem!) los maestros y profesores que delinquen penalmente aplicando las tramposamente llamadas “normas de seguridad”, hasta ahora con la lamentable aquiescencia pasiva por parte de la gran mayoría de padres y abuelos;

9) crea así una crisis económica sin precedentes que sitúa a las generaciones intermedias en unas condiciones materiales y anímicas que no permiten la sobrevivencia;

10) genera un conjunto de condiciones de existencia tan invivibles que frustran toda esperanza de vida, causando enfermedades (mentales y de todo tipo) y empujando al suicidio;

11)

 

Y llego a la conclusión que la ultraminoría-de-arriba-de-todo lanzó a fines del 2019 el que pretende ser ataque definitivo contra la Humanidad a fin de reducirla a los 700-800 millones que piensa son el número adecuado de habitantes para la Tierra. Esto significa matar/esterilizar los 7 mil millones restantes. Luego lo que está en marcha es la GENOCIDA “OPERACIÓN CORONAVIRUS”. Y señalo como respuesta positiva a dar que simplemente cambiando “coronavirus” por “Operación Coronavirus”, la energía gira 180 grados y, como un boomerang, se vuelve contra quienes lanzaron la operación. ¿O no es acaso ésta la sensación cuando en lugar de decir, por ejemplo, “las víctimas del coronavirus” decimos “las víctimas de la Operación Coronavirus”?

 

¿Por qué han lanzado ahora la “Operación Coronavirus”?

 

Porque después de mucho tiempo de buscar cómo implementar su plan eugenésico, y de décadas de ensayos (por ejemplo, 40 años de falsas epidemias: “SIDA”, “gripe A”, “SARS”, “MERS”, etc.; engaños anteriores que sirven para reforzar el engaño actual), han encontrado:

 

*EL ASESINO PERFECTO: UN VIRUS INEXISTENTE

Tras constatar que las “Guerras Mundiales” matan “solamente” (para sus deseos) unas decenas de millones de personas, y tras entender que la energía atómica sí eliminaría a la población pero a costa de los inconvenientes de tener que protegerse de la radioactividad durante miles de años, la ultraminoría ha encontrado el asesino perfecto: un virus inexistente. O dicho con todo rigor: “un virus del que no hay artículo publicado en revista científica alguna que demuestre que ha sido aislado y caracterizado, por lo que nadie debería afirmar que existe, y menos que sea causa de problema alguno de salud y muchísimo menos de una pandemia”. Pero han incrustado este ente ficticio en el imaginario de toda la población mundial como un supuesto “virus peligrosísimo”, por lo que quien no se lo saque de su imaginación, está en permanente riesgo de “infectarse”, de “enfermar” y de acabar muriendo, pasando a engrosar las falsas estadísticas de la supuesta “pandemia de COVID-19”.

 

*EL ARMA DEFINITIVA: MANIPULACIÓN GENÉTICA CAMUFLADA COMO “VACUNA”

Las presentadas como “beneficiosas vacunas genéticas” en realidad son manipulación genética con un ARNm que, entre otras consecuencias graves (abortos, muerte de bebés acabados de nacer, reacciones autoinmunes, degeneración neurológica, ADE, …), atacan tanto la fecundidad femenina como la fecundidad masculina y, por lo tanto, causan infertilidad. La insistencia de todas las voces que aparecen en los medios de comunicación en que la solución a la supuesta “terrible pandemia de COVID-19” son las vacunas, ha encontrado el campo abonado en la generalizada “superstición vacunas”, cuidadosamente cultivada por los poderosos desde hace casi un siglo. Porque, recordando que estamos ante una película, hace muchas décadas que los guionistas introdujeron en el imaginario colectivo la creencia en los falsos beneficios de las vacunaciones (que en realidad son una catástrofe física y anímica) para que ahora la población acepte que la-única-solución-a-la-terrible-pandemia-son-las-benéficas-vacunas, e incluso una parte vaya voluntariamente a que le administren lo que implica su muerte/esterilización..

 

*CUATRO INSTRUMENTOS EFICACÍSIMOS:

***el “Estado terapéutico”: las autoridades justifican las medidas destructivas que imponen repitiendo que “actuamos para defender tu salud y para salvar vidas”. Esta apropiación del monopolio del cuidado de la salud de la población por parte del Estado tiene un papel decisivo en el control de la población y en la destrucción de todos sus sectores.

***el constante reforzamiento del miedo, alimentado a cada instante con el terrorismo informativo de todos los medios de comunicación. El permanente bombardeo con aluviones de cifras y porcentajes, dados sin elemento comparativo alguno que permita situar su verdadero alcance, resulta inentendible pero aplastante. Lo mismo ocurre con el alud de ruedas de prensa, tertulias, entrevistas y declaraciones de los “expertos oficiales” (¡hay numerosos expertos críticos censurados!) que dan informaciones oficialistas (a menudo -¿intencionadamente?- contradictorias);

***el chantaje emocional con los enfermos y, sobre todo, con los muertos, que dificulta el cuestionamiento de la versión oficial e imposibilita cualquier debate, bloqueando la búsqueda y propuesta de alternativas. Pero nadie niega que esté habiendo muertos; la cuestión es “¿De qué han muerto realmente?”;

***y la perversión de la solidaridad, pues queriendo proteger a familiares y amigos, la parte más confiada de la población víctima del genocidio es -por ahora- cómplice de los criminales que lo están ejecutando.

 

* Y EL CANAL PARA DIRIGIR A TODO EL MUNDO: EL CONTROL ABSOLUTO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, que de manera unánime sólo transmiten la versión oficial. Censuran sistemáticamente las numerosas y cualificadas voces críticas que proponen medidas totalmente distintas a las que han impuesto los gobiernos y que tantas vidas han costado. Por esto puede afirmarse rotundamente que LA CENSURA MATA. ¡MUERTE A LA CENSURA Y PRISIÓN A LOS CENSORES!, y habría que explicitar los intereses y los nombres de los medios de comunicación, de sus propietarios y de sus periodistas estrella.

 

Las nueve reglas de juego de la genocida “Operación Coronavirus”

 

Se han ido imponiendo nueve pérfidas reglas de juego: unas reglas son falsas y esconden lo que el poder no quiere reconocer, pero estas reglas falsas crean unas reglas reales destructivas que nos son impuestas. Es decisivo saber cuáles son estas reglas, pues romper cualquiera de ellas significa desmontar la “Operación Coronavirus”. Pendiente de afinar más, estas nueve reglas son:

 

Primera regla, FALSA: Aparece una (supuesta) nueva enfermedad

Falsamente se afirma a fines del 2019 que en China aparece una supuesta nueva enfermedad de vías respiratorias finalmente denominada “COVID-19”, nombre tramposo porque refuerza una doble mentira: que es una enfermedad -D de “Disease”- y que está causada por un virus -COVI: COronaVIrus-. No se ha establecido oficialmente cuáles son los síntomas que diferencian esta supuesta nueva enfermedad respecto de las enfermedades previamente conocidas. Esta falsedad permite tapar las verdaderas causas, mencionadas en la regla ocho.

 

Segunda regla, FALSA: Se encuentra un (supuesto) nuevo virus causante de la (supuesta) nueva enfermedad

Falsamente se afirma a los pocos días que los investigadores chinos han encontrado un supuesto nuevo virus supuesto causante de la supuesta nueva enfermedad. El “asesino perfecto” empieza a ser implantado en el imaginario social de todos los habitantes del planeta, y para los criminales tiene la enorme ventaja de ser invisible. Será denominado “SARS-CoV-2” reforzando otra vez una doble mentira: que hubo una anterior “epidemia de SARS”, y que la causa es el nuevo “CoVirus”. No hay artículo alguno publicado en revista científica que demuestre que realmente se ha aislado (es decir, separado de cualquier otra “cosa”) y caracterizado (es decir, secuenciado indicando exactamente en qué orden están 1.- las letras genéticas del genoma del supuesto virus, y 2.- los aminoácidos de las distintas proteínas del supuesto virus). Luego nadie debería afirmar que el supuesto SARS-CoV-2 existe, y menos que cause una enfermedad ni, aún menos, una pandemia.

Y es importante saber que mientras A) el 1/3/2021 en https://nextstrain.org/ncov/global se encuentran 4.024 secuenciaciones distintas obtenidas entre diciembre del 2019 y febrero del 2021, presentadas todas como del genoma del SARS-CoV-2 (por cierto, hasta inicios de los años 80 la Virología enseñaba que los virus son MUY estables, razón por la que pueden ser micrografiados directamente en un microscopio electrónico), B) en https://www.fluoridefreepeel.ca/fois-reveal-that-health-science-institutions-around-the-world-have-no-record-of-sars-cov-2-isolation-purification/ informan que el 21/2/2021, gracias a la “FOI: Freedom Of Information” existente en el mundo angloparlante, nada menos que 49 organismos científicos públicos o privados de una docena de países se han visto forzados a reconocer que “no pueden proporcionar ni citar pruebas científicas -ni propias ni de terceros- que describan el aislamiento del SARS-CoV-2”.

 

Tercera regla, FALSA: Se afirma que la (supuesta) nueva enfermedad se ha convertido en una (supuesta) terrible pandemia

A las pocas semanas se proclama falsamente que hay una “epidemia” de la supuesta nueva enfermedad, y el 11 de marzo la OMS la aumenta hasta el “rango” de pandemia, hecho que multiplica el miedo y la crisis por doquier. Para obtener este resultado terrorista, la OMS recurrió al truco de cambiar la definición de qué es una pandemia, y se han manipulado diagnósticos, registro de muertos, estadísticas, etc. Afirmo que las cifras oficiales se hinchan sumando peras con melones, con sandías … y con rinocerontes. Y, sobre todo, se ha usado y se usa, de manera voluntariamente tramposa, la cuarta regla, que merece mayor extensión.

 

Cuarta regla, FALSA: Se aplican unos (supuestos) “tests que permiten diagnosticar”

Se afirma casi de inmediato que se han fabricado unos sofisticados tests PCR que los oficialistas utilizan para sentenciar que “la persona que da positivo al test está infectada por el SARS-CoV-2”. Lego se ampliará la falsedad diagnóstica con unos llamados “tests de anticuerpos” y con otros llamados “tests de antígenos”.

Pero puesto que no hay prueba científica publicada alguna que demuestre que se ha aislado y caracterizado el supuesto SARS-CoV-2, no se puede conocer cuál es “su material genético”, necesario para fabricar un test PCR fidedigno. Ni tampoco se puede saber cuáles son “sus proteínas”, imprescindibles para poder elaborar unos tests de “anticuerpos” o de “antígenos” fiables.

Y es muy significativo que, a fecha 1/3/2021, en https://www.finddx.org/covid-19/pipeline/ estén listados 1.131 “tests SARS-CoV-2” de distintos tipos que o bien “están disponibles comercialmente” o bien “están en desarrollo para el diagnóstico de COVID-19”.

Pero incluso suponiendo que sí se hubiese aislado y caracterizado el supuesto SARS-CoV-2, ninguno de esta ingente cantidad de tests es fiable para “diagnosticar infección por SARS-CoV-2” por la sencilla pero decisiva razón que ninguno de ellos ha pasado el “gold standard”. Esto exige que del cuerpo de un número importante de personas que hayan dado positivo al test pueda aislarse el virus objetivo del test, y que del cuerpo de un número igualmente considerable de personas que hayan dado negativo, no pueda aislarse el virus objetivo del test a pesar de aplicarles las mismas técnicas de aislamiento. Sólo entonces puede afirmarse con rigor que quien da positivo “está infectado”, y quien da negativo, “no está infectado”.

Además, en el resultado de un test PCR es determinante el número de ciclos utilizado, es decir, el número de veces que se repite esta técnica multiplicativa. Se considera que por encima de 35 ciclos los resultados son a menudo falsos. Y resulta que se están aplicando con 40-45 ciclos, hinchando así el número de resultados positivos, oficialmente interpretados como “nuevas infecciones”.

Éstas son algunas de las razones que permiten afirmar que las cifras oficiales de la supuesta “pandemia de COVID-19” están fabricadas y son falsas. Y estos tests chapuza son utilizados para imponer el miedo a toda la población, y para confeccionar a gusto del poder brotes, rebrotes, oleadas, … que a su vez reactivan y renuevan el miedo.

Finalmente, el uso de unos tests que verdaderamente fuesen fiables sólo tendría un cierto sentido médico aplicados con intención confirmatoria a quien ya tuviese síntomas compatibles con la enfermedad. Es criminal efectuar cribados generales, hacer el test como protocolo al entrar en un hospital, etc.

 

Quinta regla, REAL: Con la fabricación de las cuatro falsas reglas anteriores se imponen (a menudo ilegalmente) unas órdenes represivas y destructivas (disfrazadas como “medidas de seguridad”) que generan mucho dolor, mucha pobreza y muchas muertes.

Esto lo he resumido breve y pálidamente en los puntos 6 a 10 del anterior apartado “¿Podemos ahora precisar mejor lo que en realidad está sucediendo?”. Tenemos que movilizarnos hasta protegernos de nuestros protectores, y para ello confinar a los confinadores y llevar a juicio a estos criminales.

 

Sexta regla, REAL: Se administra con abundancia unos caros (supuestos) tratamientos que en realidad son perjudiciales.

A partir del inicial mandato de no efectuar autopsias, y con la alopática obsesión antivírica inculcada desde hace décadas en las facultades y en los hospitales, y reforzada con cientos de películas, series, documentales, novelas, etc., los “expertos oficiales” de nuevo aplicaron quimioterapia disfrazada de “antiviral”. Y esta aberración se hizo denominándolos “tratamientos experimentales”, para los que -ilegal y criminalmente- se pedía, a enfermos aterrorizados ya internados en planta, un consentimiento simplemente oral. Este tratamiento agresivo incorrecto hizo que la mayoría de ingresados en las UCI proviniesen de planta (y no de urgencias).

La falta de autopsias hizo que se tardara meses en darse cuenta del diagnóstico erróneo que llevó al trato incorrecto en las UCI (con respiradores, intubaciones, sedaciones excesivas, …), hecho que costó muchos miles de vidas … aunque los responsables de ello siguen dirigiendo “la lucha contra la pandemia”.

Las primeras autopsias revelaron la necesidad de utilizar terapias oxigenantes. Pero la censura silenció tratamientos eficaces como la ozonoterapia, aplicada en algunas clínicas, o como uno más casero, sencillo y baratísimo: el dióxido de cloro, ya oficialmente reconocido en Bolivia y a punto de serlo en otros países latinoamericanos.

Los diagnósticos incorrectos, los shocks emocionales y los agresivos tratamientos alopáticos tienen consecuencias negativas en las personas atrapadas por la “Operación Coronavirus”. Pero mientras no la fundamos, esta bola de nieve negra irá creciendo, y ya se está inventando: lo que oficialmente llaman “el síndrome post-COVID con las secuelas provocadas por el SARS-CoV-2, que queda en los reservorios”; y las supuestas mutaciones y nuevas cepas; y que habrá que renovar la vacunación cada año; y que …

 

Séptima regla, FALSA: Se elaboran números y palabras que constituyen una telaraña mortal

Cada día todos los medios de comunicación bombardean constantemente con una serie de índices (algunos cuestionados públicamente a veces por los propios especialistas oficiales) y de cantidades que son imposibles no ya de verificar sino simplemente de evaluar por parte de la población, y que son intencionadamente usados para incrementar el miedo. Y a menudo se usa terminología tramposa: así, decir “Ayer hubo X nuevos infectados confirmados por PCR” es un engaño puesto que, en todo caso, lo correcto sería: “Ayer hubo X tests PCR que dieron positivo, hecho que oficialmente se interpreta como que estas X personas están infectadas”. Además, dar cifras acumuladas de supuestos “infectados por SARS-CoV-2”, de supuestos “enfermos de COVID-19”, de supuestos “muertos de COVID-19”, de supuestos “curados de COVID-19”, implica dar cantidades siempre crecientes. Todo ello impacta negativamente, alimenta el miedo y refuerza creer que realmente existe una pandemia.

 

Octava regla, REAL: Hay enfermos y muertos. SÍ, PERO … ¿DE QUÉ?

Ya he señalado cómo los enfermos y, sobre todo, los muertos son utilizados demagógicamente para imponer un chantaje emocional, y cómo la incomprensible prohibición inicial de hacer autopsias implicó aumentar miedo, tratamientos perjudiciales y número de enfermos y de muertos, reforzando el chantaje emocional.

Ni yo ni ningún crítico negamos que haya enfermos y muertos bajo el rótulo de “enfermos y muertos de la COVID-19”. Lo que cuestionamos es que la causa sea el supuesto “virus SARS-CoV-2”.

En realidad, el supuesto “virus SARS-CoV-2” sirve para tapar las verdaderas causas: REM (Radiaciones ElectroMagnéticas, no sólo las del 5G), fumigaciones, metales pesados (cadmio, …), vacunas, los propios tratamientos alopáticos hospitalarios, polución, insalubridad, estrés crónico, el deterioro del terreno provocado por las llamadas “medidas de seguridad”, etc. Y, por cierto, estas causas reales sí explican los llamados “casos graves de COVID-19” (pulmonías bilaterales intersticiales, inflamaciones generalizadas, tormenta de citoquinas, microtrombos y coagulación de la sangre, etc.), bio-lógicamente inexplicables por un virus … aunque fuese real.

Confío en que familiares y amigos de los enfermos graves y de las víctimas mortales de la “Operación Coronavirus” se vayan sumando a su desmontaje y, finalmente, se pongan en primera línea porque tienen un enorme peso ético y social.

 

– Y novena regla, FALSA PERO TERRIBLEMENTE REAL: Con las ocho reglas anteriores, los criminales consiguen que SU ARMA DEFINITIVA, la manipulación genética disfrazada de vacuna, pueda ser presentada como LA solución para salvar la vida a todos. El colmo del engaño: ¡se empieza a aplicar como salvación lo que precisamente es el instrumento decisivo del genocidio!

Todas las voces públicas repiten que la única esperanza para “vencer la terrible pandemia” es la aplicación de las “vacunas COVID-19”. Pero en realidad bajo el nombre de “vacunas genéticas” se esconde manipulación genética esterilizadora (además de causante de enfermedades autoinmunes, neurológicas, ADE -Antibody Dependent Enhancement-, etc.). Y de nuevo la solidaridad es utilizada para intentar llevar “las vacunas genéticas” genocidas a todos los continentes y a todos los rincones. Pero varios activistas africanos, por separado, me comunicaron ya hace algunos lustros un deseo común: “No queremos que nos deis la mano. ¡Queremos que nos la saquéis de encima!”.

 

La Humanidad ante una situación inédita: la más peligrosa que jamás ha existido, pero también la más prometedora

 

La genocida “Operación Coronavirus” en marcha hace que la inmensa mayoría de la Humanidad esté experimentando en pocos meses las amenazas y los destrozos en todos los ámbitos de la vida y del planeta que una minoría hemos ido detectando y padeciendo durante décadas, y ante los que hemos formado entidades (asociaciones, cooperativas, ferias, etc.) e instrumentos (revistas, libros, foros, etc.) de resistencia y de concienciación. De hecho, nunca los habitantes del planeta habíamos vivido en tan poco tiempo unos cambios tan sorprendentes y amenazadores en nuestra vida, en la de nuestras familias y en la de todos.

 

Pero, paradójicamente, este peligro enorme que nunca había existido permite que nuestro mensaje transformador pueda encontrar un rápido eco transversal masivo en todas las sociedades de todo el mundo. De esta manera nosotros podemos pasar al ataque, impedir la imposición de su genocida Nuevo Orden Mundial y girar la tortilla en todos los ámbitos de la vida y en todo el planeta, dando nuestra respuesta positiva.

 

Nuestra respuesta positiva: ante su genocida “Nuevo Orden Mundial”, instauremos nosotros nuestra Nueva·Antigua Forma de Vida

 

No basta decir “¡No al Nuevo Orden Mundial!” ni tampoco “¡No a su Nueva Normalidad!”, aunque negar lo negativo sea positivo. Tampoco es suficiente proponer “¡Volver a la libertad y a los derechos fundamentales!”, o “¡Retornar a la Normalidad Anterior!” porque “lo de antes” dejaba mucho que desear, porque “de aquellos polvos vienen estos lodos”, y, además, porque ellos están decididos a aniquilarnos, por lo que nosotros hemos de ganar.

 

Y para ganar ya hay unos enormes conocimientos y recursos -unos antiguos y otros recientes- en todos los ámbitos de la vida acumulados durante siglos, que han sido ignorados, marginados e incluso reprimidos por quienes hasta ahora han dirigido el mundo. Es el momento de ponerlos sobre la mesa planetaria, hacerlos confluir y demostrar que TODOS (los que quieran, claro; el resto pueden seguir autodestruyéndose, pero que no nos arrastren a quienes queremos vivir) podemos pasar rápidamente a una Nueva·Antigua Forma de Vida que deje claro que la llamada “Sociedad del Bienestar” es en realidad una sociedad del mal vivir y del peor morir.

 

Por esto los mandamases utilizan el miedo para paralizarnos. Pero ¿por qué tenemos miedo? Porque tenemos temor de morir. Y ¿por qué tenemos miedo a morir? Porque nosotros tenemos amor a la vida, “cosa” que ellos no tienen. Pongamos nuestro amor a la vida en primer lugar, y tendremos -¡tenemos ya!- una fuerza invencible.

 

Considero que están reunidas las condiciones para pasar de las sociedades basadas en la supuesta “escasez de recursos” (escasez construida por la propia ultraminoría), a las sociedades basadas en la abundancia resultante de que cada cual aporte voluntariamente lo mejor que sabe y que tiene, en armonía con la exuberancia permanente de la Naturaleza/Cosmos/Universo.

 

Líderes Naturales en vez de los actuales Líderes Artificiales

 

Ante esta peligrosísima y prometedora situación, nos toca a los Líderes Naturales del Pueblo (cada Pueblo tiene sus Líderes Naturales, y entre Líderes Naturales seguro que nos entenderemos) tomar la iniciativa, asumir la responsabilidad y ponernos delante a fin de desplazar todos los actuales líderes, que son Líderes Artificiales. Echarlos es imprescindible porque todos ellos han sido formados, entrenados, seleccionados y filtrados a cada escalón de poder para tomar con total frialdad decisiones que están destruyendo las condiciones de vida de miles de millones de personas. Y ya he dicho que no se puede evaluar a dirigentes con criterios de dirigidos.

 

Ganaremos si a partir de núcleos reducidos, por círculos concéntricos y empatizando con la parte de población que ahora nos rechaza, somos capaces de explicar que no hay un “coronavirus” sino una “Operación Coronavirus” que pretende el genocidio de la Humanidad. Y si somos capaces de hacernos entender al explicar que esta operación genocida es la continuación y culminación de ataques que padecemos desde hace mucho tiempo en forma de -citando sólo unos ejemplos, a añadir a los que están en la regla ocho-: tener que “ganarnos la vida” en lugar de simplemente vivirla, pues la vida es un regalo exuberante y gratuito; un embarazo y un parto dirigidos y hospitalizados que son tortura para la madre y para el bebé; un sistema educativo que es contra el conocimiento; un sistema sanitario concebido contra la salud; unas viviendas que en realidad son muriendas; una agricultura moderna que destruye la fecundidad otrora inagotable

 

de la tierra y genera “mercancías” desvitalizadas y tóxicas; una industria alimentaria que no nutre; una tóxica, cara, conflictiva y perecedera fuente negra de energía -el petróleo- elegida intencionadamente silenciando fuentes prácticamente inagotables y gratuitas; una industria química destructiva; un “agua potable” que en absoluto es agua saludable (y menos si fluorizada); etc., etc., etc.

 

¿Cómo habríamos actuado los Líderes Naturales a fines del 2019?

 

Si realmente la Humanidad se encontrase ante un verdadero peligro grave de salud (que es lo que, de manera totalmente falsa, nos presentan como que sería la actual), ¿cómo actuaríamos los Líderes Naturales a los que realmente nos interesa la salud y la vida de la población, en vez de como actúan a todos los niveles unos dirigentes que tanto repiten que les mueve “la salud y la vida de la población”?

 

HABRÍAMOS TRANQUILIZADO A LA POBLACIÓN

(en vez de alarmarla hasta sumergirla en un permanente tsunami de terror que alimenta el miedo, lo cual es inmunosupresor y mata)

 

HABRÍAMOS DECRETADO UNA EMERGENCIA DE SALUD invitando a todas las personas, grupos, asociaciones, etc. que tienen un tipo u otro de conocimientos en salud, a que los aportasen, poniéndolos al servició de la población que libremente decidiese utilizarlos

(en vez de declarar una “emergencia sanitaria” dejando la solución única y exclusivamente en manos del sistema sanitario al tiempo que se silenciaba, despreciaba, ridiculizaba e incluso perseguía cualquier otra propuesta terapéutica)

 

HABRÍAMOS FORTALECIDO EL TERRENO impartiendo consejos sencillos -y casi siempre gratuitos o baratos: sol, aire, paseo, respiración, agua de mar, …- para mejorar las condiciones físicas y psicológicas de la población

(en vez de agravar las consecuencias destructivas del miedo imponiendo, además, unas condiciones de confinamiento y otras llamadas “medidas de seguridad” que empeoran el terreno, deteriorándolo y debilitándolo)

 

HABRÍAMOS EVITADO EL CONTAGIO (supuesto) alcalinizando las vías respiratorias (gárgaras con agua oxigenada, con sal, con bicarbonato y limón, con agua de mar, etc.; parece que el Ministerio de Salud de Japón recomendó algo de este tipo) e instalando aparatos ionizadores y purificadores en los locales

(en lugar de las perjudiciales “medidas de seguridad”: mascarillas, distancia “social”, etc.)

 

HABRÍAMOS TRATADO DE FORMA BIO-LÓGICA: 1) eliminando las causas verdaderas, y 2) aplicando tratamientos eficaces: oxigenantes no-agresivos y económicos

(en vez de los tratamientos agresivos perjudiciales)

He resumido este aspecto en la sexta regla.

 

PARA GANAR AHORA (CASI) TODOS

 

*TENEMOS LA FUERZA VENCEDORA RESULTANTE DE LA SUMA DE MUCHAS FUERZAS

(argumentaré un poco sólo la primera fuerza porque nos la han escondido sistemáticamente cuando sólo ésta ya basta para descartar que un virus -aunque fuese real- pueda enfermarnos ni, menos, matarnos. Me limitaré a enunciar el resto de fuerzas)

 

***La fuerza vital de la complejidad, bio-lógica pero silenciada, de cada uno de nosotros como parte de la complejidad y la fuerza muchísimo mayores de la Vida, de la Naturaleza, del Planeta, del Cosmos y del Universo de los que formamos parte.

Así, por ejemplo, y dando ALGUNOS elementos SÓLO sobre nuestro cuerpo:

 

  1. A) está formado por unos cien billones de células; cada una de estas células es todo un mundo que ni el laboratorio más potente ni el ordenador más secreto pueden copiar ni reproducir ni, en absoluto, fabricar. Entre otros componentes y actividades, una célula tiene: 1) más de veinte mil proteínas, de las cuales unas dos mil son enzimas que catalizan unas diez mil reacciones bioquímicas que están constantemente en marcha y que se influyen todas entre sí; 2) 23 pares de cromosomas que contienen la información genética conocida como ADN-nuclear; cada uno de estos 46 cromosomas es un doble filamento finísimo, constituido por unos tres mil millones de pares de letras genéticas, que, al ser desplegado, alcanza unos cuatro centímetros de longitud (luego poniendo uno tras otro todos los cromosomas extendidos de nuestras células, se podría ir y volver a la Luna varias veces; 3) además del retículo endoplasmático y de un aparato de Golgi, numerosos ejemplares de cada uno de los diferentes tipos de orgánulos: mitocondrias, ribosomas, lisosomas, centriolos, etc., que se hallan en el citoplasma celular; 4) etc.

 

  1. B) aunque cambiando con la edad, el cuerpo humano tiene un 70% de agua (en realidad, agua de mar; de ahí las propiedades nutritivas y terapéuticas del agua de mar). Del 30% que queda, en torno al 80% corresponde al complejísimo sistema de Pischinger (ignorado por la ciencia oficial), que autoregula y protege el conjunto del cuerpo. Y sólo el restante 20% del 30%, es decir, el 6% de nuestro peso, corresponde a las células antes mencionadas.

 

  1. C) se calcula que en nuestro cuerpo por cada célula hay diez veces más (¿mil billones?) de bacterias, y cien veces más (¿diez mil billones?) de virus. Y, sin enterarnos de ello debido a lo bien que casi siempre funciona, todos conviven sinérgicamente 24 horas al día durante toda nuestra vida.

 

  1. D) cada célula, cada microbio y cada virus tiene su propia frecuencia, constituyendo todo ello el complejo, potente y decisivo mundo de las fuerzas electromagnéticas en el que vivimos y nos desarrollamos … a pesar de las dificultades reales (hasta la enfermedad y eventual muerte) que comportan los ataques lanzados justamente por todos los emisores de REM, los metales pesados, etc.

 

  1. E) …

 

y F) a esta enorme fuerza sólo en el nivel físico deberíamos sumar fuerzas tanto o más potentes que tenemos en los niveles mentales, emocionales, psicológicos, familiares, sociales, etc., que seguro son muchas más que las que menciono a continuación.

 

***La fuerza de nuestro lema VIDA-VERDAD-LIBERTAD-IDENTIDAD (frente al suyo: Muerte-Mentira-Cárcel-Disolución)

 

***La fuerza de cambiar de actitud: abandonar la actitud de resistir a fin de adoptar la actitud de ganar

 

***La fuerza de APRENDER A APRENDER DE LOS QUE SABEN MENOS, que nos hace sacar lecciones y ser cada vez más didácticos y atrayentes

 

***La fuerza generada por la actuación para romper las 9 reglas de juego. En particular las fuerzas para, y de, imponer primero la moratoria hasta conseguir la prohibición tanto de todos los llamados “tests de diagnóstico” (especialmente las PCR), como de todas las llamadas “vacunas COVID-19”

 

***La fuerza que da hacerse conscientes de que la carga de la prueba recae en -y contra- los oficialistas, es decir, en quienes afirman la versión oficial

 

***La fuerza que proporciona constatar que ellos no tienen prueba científica publicada alguna que respalde lo que nos están imponiendo. Están ejerciendo la “Dictadura de los expertos oficiales reduccionistas alopáticos”

 

***La fuerza que proporciona mostrar públicamente el currículo de estos expertos oficiales y demostrar los conflictos de intereses a los que sirven

 

***La fuerza de la experiencia de las personas mayores en general, y en particular de las que llevamos décadas actuando contra la corriente. Es la hora de los mayores: no de retirarse sino de, libres de anteriores ataduras, implicarnos al máximo arriesgándonos en primera fila

 

***La fuerza enorme resultante de la suma de las pequeñas fuerzas (por pequeñas que sean) que toda persona tiene y que libremente decida aportar en el grado que quiera-y-pueda

 

***La fuerza de los pueblos que hemos sobrevivido al efecto disolvente de la Modernidad y de unos dirigentes estado-nacionales “propios” que han hecho suyo “Muerte-Mentira-Cárcel-Disolución”

 

***La fuerza de los T.A.A.: Testimonios Anónimos -para evitar presiones, represalias, etc.- pero Auténticos -que expliquen la verdad vivida-.

 

***La fuerza de algunas ideas-fuerza que me limito a enunciar:

—¿“La verdad” o bien “Toda la verdad”?   

—Hemos de ganar -¡y pronto!- porque esta vez no habrá segunda oportunidad

—Vamos a girar la tortilla totalmente: en todos los ámbitos y a escala planetaria

—…

 

***…

 

***Y, sobre todo, la fuerza decisivamente ganadora: la de los padres y abuelos defendiendo la vida y la fecundidad de sus hijos y nietos. Esto nos une por encima de todas las actuales divisiones polarizadoras (políticas, ideológicas, culturales, religiosas, económicas, etc.) y constituye una fuerza invencible (entre otras razones, porque la defensa de los hijos y nietos propios desagrega sus filas)

 

La cuestión decisiva: romper la censura

Es lamentable pero cierto que todos los medios de comunicación con peso social nos engañan en todo lo que es importante. Por esto no conozco la existencia de debate público alguno sobre tema importante alguno.

 

Los de arriba precisan de la censura para imponer tanto la dictadura de los expertos oficiales como el terrorismo mediático contra la población, y así poder aplicar (casi) sin resistencia toda la “Operación Coronavirus” y, en particular, las “medidas de seguridad” destructivas y las “vacunas genéticas” genocidas.

 

Para los de abajo es una condición sine qua non conquistar la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información. Para ello, actuemos en dos frentes:

 

  1. A) en su frente: A.1) denunciar abiertamente como criminales a la censura y a quienes la aplican; A.2) presionar a los MC del establishment exigiendo que los “expertos oficialistas” que en ellos aparecen: 1) presenten pruebas científicas demostrando lo que afirman, y 2) demuestren que no tienen lo que se llama “conflicto de intereses”, es decir, que lo que exponen no está condicionado por los objetivos de las instituciones que les pagan; A.3) abrir brecha en su monolitismo e imponer debates que contrasten los diferentes enfoques y propuestas; A.4) …

 

  1. B) en nuestro frente:1) crear sinergia entre las numerosas webs, plataformas, grupos, etc., críticos; B.2) generar nuestros contenidos adecuados; B.3) construir nuestros medios de comunicación propios. Estos dos últimos exigen dinero o, quizás mejor, instalaciones ya existentes que se pongan al servicio de instaurar nuestra Nueva·Antigua Forma de Vida.

 

Conquistar la Libertad de Expresión de no muchos, y, sobre todo, el Derecho de todo el Pueblo a la Información

 

Romper la censura es la condición necesaria y, probablemente, suficiente para desmontar la genocida “Operación Coronavirus”. Y romper la censura es imprescindible para que, en el transcurso -que ha de ser relativamente corto- de esta tarea, puedan ir confluyendo los, hasta ahora silenciados, conocimientos y recursos al servicio de VIDA-VERDAD-LIBERTAD-IDENTIDAD que permitan acumular las fuerzas necesarias para instaurar nuestra Nueva·Antigua Forma de Vida.

 

No se trata sólo de la Libertad de Expresión (evitando engaños como la “Operación Hasél”), ya que ésta es una libertad que afecta a relativamente pocas personas: aquellas que tienen/tenemos algo a decir diferente de lo establecido. Se trata sobre todo del Derecho a la Información que debería tener el conjunto de la población sobre las distintas opciones existentes en cada cuestión, a fin entonces de poder elegir la que se considere mejor. Y hemos de conquistar ambas ya que en realidad probablemente nunca hasta ahora han existido puesto que en ningún tema importante (salud, conocimiento, derecho/justicia, energía, agricultura, vivienda, economía, etc.) se han ejercido. Y sólo puede haber libertad comunitaria si se conocen las distintas propuestas que existen ante cada situación … y si, además, hay posibilidad de aportar e incorporar las nuevas respuestas que surjan.

 

Actuemos ante el reto más grave posible: Vida o Muerte a escala planetaria.

 

Esta disyuntiva inédita exige generar nuevas respuestas que conformen una nueva dinámica vencedora. Y nos toca hacerlo a quienes intuimos/entendemos que estamos ante un planificado genocidio contra la Humanidad.

 

Para conseguirlo debemos superar egos, divisiones artificiales, polaridades neutralizadoras, etc. que nos han debilitado. Y para ello entender que no estamos ante una cuestión científico-médica, puesto que ellos NO tienen prueba científica alguna, y a nosotros de poco nos sirve tenerlas … ni, además, disponer de soluciones terapéutica sencillas, rápidas y económicas. Es una cuestión de poder. Y aquí estamos creándolo para ganar.

Por nuestra Nueva·Antigua Forma de Vida,

¡LEVÁNTATE Y HAGÁMOSLO!

 

Barcelona, 30 de marzo del 2021.

 

Por Lluís Botinas(1.944), investigador independiente, presidente de Plural-21 e impulsor de LA GOTA CATALANA. En particular sobre salud, autor del libro publicado https://plural-21.org/desmontar-el-sida/desmontar-el-sida-libro-cauac y del no-publicado https://plural-21.org/desmontar-el-sida/el-vih-sida-es-una-ficcion (que se pueden bajar gratuitamente de la columna de la izquierda de la Web de la asociación Plural-21: https://plural-21.org/ )

NOTA: Puede ser que una versión adaptada de este texto aparezca en el libro que “Cauac, editorial nativa” planifica sacar en mayo con el nombre (provisional) “DOSSIER CV20”.

 

 

Las 39 presentaciones de Lluís Botinas sobre el tema:

En video:
https://archive.org/details/@plural-21

Les sessions dels dimarts en català sobre el tema al canal de la Gota Catalana

Las sesiones de los jueves en castellano: DESMONTAR OPERACIÓN CORVIR

se pueden descargar en AUDIO desde este canal: