Artículo de Jesús García Blanca: DESMONTANDO LA OPERACIÓN CORONAVIRUS

miércoles, 29 de julio de 2020. JESÚS GARCÍA BLANCA. BLOG SALUD Y PODER

 

Algunas lecciones aprendidas durante la lucha para Desmontar el SIDA y que permiten comprender mejor la actual falsa pandemia y por tanto fundamentar mejor la lucha para desmontarla.

Las “pandemias” no son un problema médico; en primera instancia son un problema de poder, lo que significa que la lucha contra ellas debe contar con un componente científico-médico, pero también con elementos sociológicos, económicos, filosóficos, periodísticos, legales, educativos… integrados todos en un frente global. De hecho, la salud no es un asunto médico, sino un complejo fenómeno social.

El elemento clave de las falsas pandemias/epidemias es el dogma del contagio, teoría microbiana o teoría de la infección, y consiguientemente el miedo al contagio… reunimos así las dos herramientas básicas del poder: mentiras y miedo.

Toda pandemia, epidemia o enfermedad de la que se culpe a un virus tiene un probable origen tóxico y uno de los objetivos es tapar ese origen: protocolos sanitarios, tratamientos, campañas masivas de vacunación, tóxicos industriales lanzados al medio ambiente, tóxicos procedentes de las aguas y la alimentación, condiciones climáticas extremas…

Condición inherente a las falsas pandemias o epidemias es un virus que jamás se ha aislado y por tanto no se ha podido establecer su culpabilidad: poliovirus, virus del sarampión, Virus de Inmunodefiencia Humana, Virus de la Hepatitis, Ébola, Zika, Coronavirus varios… y ahora el flamante SARS-CoV-2… ninguna evidencia de aislamiento/purificación de ninguno de ellos.

Las falsas pandemias no tienen entidad patológica propia aunque sí se utilizan problemas de salud y muertos reales. Es de crucial importancia separar esto para abordar cada cosa desde la perspectiva adecuada: desmontando las etiquetas (“caso de SIDA”, “Muerto por coronavirus”) y atendiendo a los verdaderos problemas de salud desde un ángulo holístico. Muy importante: una vez puesta en marcha la falsa pandemia, los propios tratamientos se suman al origen tóxico agravando y ampliando los “casos”.

Los falsos test para detectar al falso virus culpable son la clave para hacer creíble la falsa pandemia presentando “casos”, estadísticas, gráficas, curvas, estudios epidemiológicos… que a su vez alimenten el pánico y justifiquen supuestas medidas de prevención o protocolos de tratamiento disparatados, absurdos, erróneos, faltos de base científica y violadores de derechos y libertades fundamentales.

No hay ninguna conspiración oscura de reptilianos adoradores de microchips infernales: lo que hay es una minoría que viene ejerciendo el poder desde tiempo inmemorial y cuyo objetivo es seguir ejerciéndolo. Para ello han desarrollado múltiples y eficaces herramientas que educan a la mayoría en la indolencia y la obediencia. Pero atención: la mayoría no somos todos. Siempre hay grietas, fallos en la maquinaria, errores en la manipulación… y ello permite abrir puertas a la esperanza y la verdad.

Los sucesivos montajes han ido multiplicando y profundizando en el control de la gente, la censura de minorías críticas y la aceptación de los dogmas de la medicina moderna que a su vez son claves para la extensión del terror:

—refuerzan la dependencia de las multinacionales farmacéuticas;

—castiga a marginados, moviliza ingenuos y los utiliza a todos para rentabilizar el fracaso y continuar huyendo hacia adelante;

—dispara la intromisión de la medicalización en el terreno de lo sexual-emotivo, sustituyendo el conocimiento del propio cuerpo por un miedo mecanicista contribuyendo a reducir drásticamente la espontaneidad vital;

—consigue en gran parte ocultar los devastadores efectos de la iatrogenia producida por antibióticos, quimioterapia, antivirales, vacunas y preparar el camino para un genocidio planetario, una nueva vuelta de tuerca en la agresión a la salud del planeta y sus habitantes y una cantidad inconmensurable de sufrimiento humano.

 

Aprovechemos todas estas lecciones y muchas más para impedirlo.

 

 

MÁS INFORMACIÓN

 

–Lluís Botinas. “El SIDA es una ficción. Preguntas para desmontar el SIDA, este engranaje criminal made in USA” (Descarga libre).

–Jesús García Blanca. “Caso SIDA: los límites de la rebeldia”, en “La Sanidad contra la Salud. Una mirada global para la autogestión”. Madrid, Ediciones i, 2015.

–En Plural-21, asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo:

Desmontemos la Operación Coronavirus / DesmuntemOperacióCorvir

 

–Artículos analizando la falsa pandemia del coronavirus en la revista Discovery DSalud:

 

Número 239, julio-agosto 2020

NÚMERO 239 / JULIO-AGOSTO / 2020

— Quiénes están detrás de la falsa pandemia declarada por las OMS (II)

— La vacuna para afrontar la COVID-19 no es la solución

— No ha habido pandemia.

— Lluvia de denuncias y querellas contra el gobierno

— África se enfrenta a la OMS y amenaza con abandonarla a la vez que denuncia a Bill Gates

 

Número 238. Junio 2020

NÚMERO 238 / JUNIO / 2020

— ¿Quiénes están detrás de la pandemia declarada por la OMS?

— El sinsentido de las medidas gubernamentales ante la COVID-19.

— Si el SARS-CoV-2 existe, ¿cómo se propagó tan rápido y qué relación tiene con la 5G?

 

Número 237. Mayo 2020

NÚMERO 237 / MAYO / 2020

—Nuevas claves para entender la “pandemia” declarada por la OMS.

— Los test que se están usando para detectar el SARS-CoV-2 no tienen fiabilidad.

— Científicos de todo el mundo cuestionan el confinamiento de la población. Elena Santos

— Los médicos carecen de tratamientos eficaces para el SARS-CoV-2.

— Los daños para la salud de la tecnología 5G y su relación con la pandemia.

— ¿Tiene sentido la tesis de que el SARS-CoV-2 se creó en un laboratorio?

 

Número 236. Abril 2020

NÚMERO 236 / ABRIL / 2020

— Algunas claves para entender la “pandemia” del coronavirus.

— No hay pruebas de la existencia del “coronavirus chino”.

— Numerosas empresas buscan vacunas para el coronavirus chino.

 

Número 235. Marzo 2020

NÚMERO 235 / MARZO / 2020

— ¿Qué se oculta tras el coronavirus de China?

 

Gracias, Brauli, por el dibujo!