SNB ahir (03/06/2013) a 8tv: «Mai tornarem al 2006» (i això no és pessimisme, és realisme)

http://www.8tv.cat/8aldia/videos/santiago-nino-becerra-aquest-vespre-a-8-al-dia/

https://i1.wp.com/1.bp.blogspot.com/-goVjFWF_qOA/UEfndQRE5CI/AAAAAAAAAGo/8dVlnisy6PI/s1600/logo_8aldia.jpg?w=576   3/06/2013 16:44h Economia, Vídeos

Santiago Niño-Becerra: “Els minijobs són una manera de camuflar l’atur”

 
Josep Cuní ha entrevistat el catedràtic d’Economia d’IQS, Santiago Niño Becerra, a 8 al dia.
Santiago Niño-Becerra ha criticat la fórmula dels minijobs que proposava el Banc d’Espanya per millorar la taxa d’atur espanyola: “El minijob espanyol serà una reducció del salari”. A més, Becerra també ha assegurat que el salari mínim interprofessional espanyol és “absolutament insuficient”.
Sobre la situació econòmica actual ha apuntat: “En els propers dos anys continuarem més o menys com ara”. I ha afegit: “Mai tornarem al 2006″. Per al professor el que està passant actualment és que “la classe mitjana s’està escurçant, està desapareixent, perquè està deixant de ser necessària”.
El catedràtic ha explicat que: “Catalunya ha de baixar la seva població activa” i per això proposa que “s’hauria de vincular permís de residència amb contracte de treball”.
Sobre l’IVA Santiago Niño-Becerra ha conclòs: “Pujarà l’IVA reduït i abans d’un any tindrem un IVA general del 23%”.
SNB a 8tv 03-06-2013 captura7 SNB a 8tv 03-06-2013 captura3 SNB a 8tv 03-06-2013 captura4 SNB a 8tv 03-06-2013 captura5 SNB a 8tv 03-06-2013 captura6

http://www.lavanguardia.com/economia/20130603/54375327306/nino-becerra-iva-23.html
http://videos.lavanguardia.com/economia/20130604/54374666553/nino-becerra-antes-de-un-ano-tendremos-un-iva-del-23.html

https://i0.wp.com/2.bp.blogspot.com/-6UJPksqFq-I/UGq5aNxaNOI/AAAAAAAAAHs/O-v18BmHICw/s1600/logo.lavanguardia.com.png?resize=164%2C16

Niño-Becerra: “Antes de un año tendremos un IVA del 23%”

“Hay que vincular permiso de residencia a contrato de trabajo”, sostiene el catedrático de Estructura Económica en ‘8 al dia’ de 8tv

Economía | 03/06/2013 – 22:02h | Última actualización: 04/06/2013 – 11:36h

8TV

Barcelona (Redacción).- Santiago Niño-Becerra, el catedrático de Estructura Económica del Institut Químic de Sarrià, ha vaticinado este lunes en  8 al dia de 8tv que “antes de un año o año y medio en España el IVA subirá al 23%“. Asimismo, el profesor ha sostenido que habrá una nueva subida del IVA de tipo reducido (como el de las gafas) al de tipo general y que el Gobierno de Mariano Rajoy considera que llevar a cabo ahora esta medida es inadecuado porque afecta al sector turístico.
Por otro lado, Niño-Becerra ha afirmado que el equivalente del minijob en España “será una reducción del salario por debajo del salario mínimo, un trabajo a tiempo parcial con una rebaja de salario”, una idea que apareció la semana pasada de la mano del Banco de España que, en su memoria anual correspondiente a 2012 propuso explorar la posibilidad de contratar con carácter “excepcional” por debajo de salario mínimo interprofesional (SMI), que se encuentra actualmente en 645,30 euros al mes.
Asimismo, este lunes, el Consejo Asesor para la Reactivación Económica y el Crecimiento (Carec) ha entregado al Govern de la Generalitat una propuesta de medidas a corto plazo orientadas a la reactivación económica en la que ha incluído los minijobs. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, por su parte, ha abogado por potenciar los contratos de trabajo a tiempo parcial como fórmula para reducir el paro y la economía sumergida frente a los minijobs.
Para Niño-Becerra, el minijob “es una forma de maquillar el paro”. “Alemania puede hacerlo porque es un Estado rico pero en España no se puede aplicar porque es carísimo”, ha señalado el profesor.
Pensiones
Acerca del debate de las pensiones y de las recomendaciones realizadas por la Comisión Europea la semana pasada, Niño-Becerra ha mantenido que deben bajar porque la esperanza de vida y la tasa de paro han aumentado, con lo que hacen “insostenible” el actual sistema de pensiones, que hoy, en España, tiene menos de dos cotizantes a la Seguridad Social por cada pensionista.
Devaluación interna
“Lo que nos venden es que seremos más competitivos con la devaluacion interna, es decir, con una bajada de salarios, lo que es una falacia. Hay que reducir la población activa para que baje la tasa de paro. Hay que vincular permiso de residencia a contrato de trabajo. Hay contrato, hay permiso”, sostiene el catedrático catalán.
“Nunca volveremos a 2006. Nunca volveremos a un paro del 8%. Se habla de un paro estructural después de la crisis del 14%. No habrá un nivel salarial como el de antes”, ha dicho el profesor.
Clase media
“La clase media está desapareciendo, en España y en todos lados. Ya no es necesaria. El gran invento es esta clase media producía y consumía, y ahora los recursos eson escasos y esta superendeudada”, ha explicado Niño-Becerra.

:::::::::::::::::::::::::::::::::
:::::::::::::::::::::::::::::::::

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/factor_de_sostenibilidad

La Carta de la Bolsa

Factor de sostenibilidad

Santiago Niño Becerra
Lunes, 20 de Mayo de 2013

Ya sabrán a qué me estoy refiriendo, sí: a las pensiones. Vienen muy malos tiempos para los pensionistas, tanto para los actuales como para los futuros (mucho más para los futuros). (Sugerencia: echen una ojeada al texto que El País del 19 de Mayo publica en su Pág. 30).
Las pensiones. Su ‘reforma’ es la siguiente tras la primera fase de la ‘reforma’ del despido, de la educación y de la sanidad; quedará una: la de la prestación por desempleo. Una vez se haya completado esa primera vuelta de ‘reformas’ de estos cinco capítulos del modelo de protección social, vendrá la segunda vuelta: posiblemente la definitiva.
Las pensiones, ¿cuál es la razón de esta ‘reforma’ que se está diseñando?. Pues una muy simple: hay pocos fondos y cada vez va a haber menos fondos (el mismo hecho de que se planté una reforma lo supone) para pagar unas pensiones que, tomando como base el momento actual, cada vez, se supone, habrá que pagar a más: más pensionistas percibiendo una pensión, y cada vez, se infiere, serían de importe superior: debido a su revalorización periódica.
Ante esa tesitura, se continúa argumentando, sólo hay dos opciones: una es aumentar ingresos, bien a través del aumento de cotizaciones sociales, bien de la implantación de un impuesto específico; la otra es la de reducir el monto total a pagar en pensiones y repartir tal monto.
La primera opción está descartada en todas partes, en todos los países. Por un lado, las expectativas de crecimiento, ya para después de esta crisis, con el nuevo modelo y una vez estabilizada la situación, pienso son reducidas: del 0,X%, todo muy eficiente y con mucha productividad, pero nada que ver con la abundancia vivida en años pasados; en consecuencia habrá menos para todo y lo que se dedique a algo, por ejemplo a pensiones, no podrá dedicarse a otra cosa. Por otro, ya no habrá una necesidad política para que las pensiones sean elevadas o, incluso, que existan: ni habrá que mantener una paz social ni habrá una Guerra Fría que templar; pero es que tampoco habrá una necesidad económica: el consumo como motor fundamental de crecimiento caerá, luego ya no será preciso el mantenimiento de poderes adquisitivos sostenidos de una población que ya no es productiva. Por otro más, ya no existirá ninguna razón ideológica que busque el bienestar de esas tercera y cuarta edades.
En consecuencia, si el monto a pagar en pensiones debe reducirse, el camino a seguir debe abordar tres realidades: 1) el importe medio de las pensiones actuales debe ser menor; en qué medida lo sea cada pensión, ya se verá; 2) el importe medio de las pensiones futuras deberá reducirse, también se verá en cuanto lo hará cada pensión; y 3) la tendencia evolutiva del monto anual disponible para pagar pensiones debe suponerse decreciente. Como consecuencia de ello se ha decidido elaborar una fórmula que de forma automatizada y dejando poco margen para la interpretación calcule anualmente (o en períodos de cuatro años, parece ser) de qué importes dispondrán como ingresos los pensionistas.
Políticos en el Gobierno de uno y otro color lo negaron en el pasado: las hemerotecas ahí están, pero las pensiones, el importe que cada mes va al bolsillo de los jubilados, va a ser menor, y, pienso, va a ser tendencialmente menor a medida que los años vayan pasando; el punto de partida es muy simple.
Al ir aumentando progresivamente la esperanza de vida, ha ido aumentando, tanto el número de pensionistas como el número de años que esos pensionistas perciben su pensión, y ya con los recursos actuales el mecanismo es insostenible. Dirán que eso ya se debió ver cuando en los 50 se puso en marcha el sistema, y sí, seguro que se vio, pero en la década de 1950 la década del 2010 se veía como la Eternidad, por lo que nadie se ocupó del tema. (En España la cosa fue más grave porque España no llegó al modelo de protección social hasta los 80, mala suerte para la ciudadanía española). Pero lo peor para este tema de las pensiones no se halla en el presente sino en el futuro.
Enfrentado a un futuro de escasez el planeta va a tener que elegir en qué emplea esos recursos. Demasiados pensionistas viviendo demasiados años y percibiendo pensiones crecientes no es un supuesto compatible con un escenario de recursos escasos. Cierto es que a medida que el modelo de protección social se vaya ‘reformando’ -sobre todo en el apartado sanitario- la esperanza de vida irá cayendo, lo que se verá favorecido por la caída de los ingresos por pensiones que irá degradando las condiciones de vida de los pensionistas y disminuyendo su esperanza de vida. Como la otra opción de momento no es contemplable y la reducción de la esperanza de vida será relativamente lenta, la única opción justificable desde el lugar que hoy ocupan la política, la moral y la ética actuales es la reducción de las pensiones.
Lo que puede esperar cada pensionista en España a partir del 2019 (primeramente se habló del 2032 pero la operativa se quiere adelantar al 2014 con aplicación al 2019: imaginen las expectativas de ingresos tan terroríficas que se estarán barajando para adelantar trece años la puesta en marcha efectiva del proceso) es una caída efectiva de su pensión (eso, pienso, lo notará ya a partir del 2014 vía revalorizaciones) tanto en cuantía anual -importe nominal- como en términos reales -poder adquisitivo- ya que el nivel de precios nunca va a volver a estar vinculado a las pensiones (probablemente ese sea uno de los motivos por el que se está diseñando un nuevo IPC: inflación subyacente y descontando el impacto de la imposición indirecta que se considere no tener en cuenta). Y así un año tras otro hasta que, pienso, la pensión de jubilación se convierta en un subsidio único a modo de prestación marginal.
En un escenario como ese es cuando la prolongación de la edad de jubilación cobra todo su sentido: las personas ocupadas, pura y simplemente, no podrán jubilarse a no ser que pertenezcan a una élite que haya podido ahorrar, de algún modo, porque su renta se lo haya permitido (una minoría) o aquellas otras que trabajen de forma continuada para grandes corporaciones en puestos de alta generación de valor, y en su contrato figure una renta a pagar por la empresa una vez la persona no pueda continuar desempeñando en ésta sus tareas; evidentemente, otra minoría.
¿Un panorama de caída de las condiciones de vida de las personas ‘jubiladas’?, pues si. Por un lado, una menor recaudación como consecuencia de un muy elevado desempleo estructural fruto de una necesidad decreciente de factor trabajo junto a unos salarios medios menores que aportarán menores recaudaciones; por otro, un crecimiento económico reducido que no permitirá mejorar los ingresos públicos. Pinta mal el escenario de mañana mismo para la mayoría de pensionistas, peor considerando que cada vez es mayor el número de familias en las que la pensión del abuelo o de la madre es un ingreso esencial en la economía doméstica.
¿El ‘factor de sostenibilidad de las pensiones’?, un mero artificio lingüístico-aritmético para reducir las pensiones. Al igual que en todas partes hubo un Plan E, en todas habrá un factor de sostenibilidad que degradará el estándar de vida de los pensionistas debido a la imposibilidad de mantener el actual, pero, y la Historia es un argumento, posiblemente esa degradación será mayor en el reino. ‘¿Por qué lo llaman amor …?’.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

:::::::::::::::::::::::::::::::::

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/fiscalidad_reforma_laboral_seguridad_social_y_mas

La Carta de la Bolsa

Fiscalidad, reforma laboral, seguridad social; y más

Santiago Niño Becerra
Martes, 21 de Mayo de 2013

Vayamos al final y luego retrocederemos. ¿Qué puede esperarse que suceda en España en los próximos meses en relación a los temas relacionados en el título?. Pienso que un aumento de la primera, un endurecimiento de la segunda y un hachazo a la tercera.
España es un país intervenido desde hace tiempo, ‘sin capacidad de decisión’; que tiene que hacer lo que le dicen, lo que le marcan; que tiene que hacerlo porque debe la tira y sus acreedores le exigen que genere y reserve lo suficiente para pagar los intereses de tal deuda.
También tiene que hacer lo que le dicen porque no transmite confianza. Cuatro auditorías han pasado los bancos españoles, y si embargo un Premio Nobel dice abiertamente que los españoles harían bien en preocuparse de sus ahorros, un periódico que no tiene la etiqueta de tabloide publica un artículo en el que se dice que España es insolvente.
Y también tiene que hacer eso que le dicen por su desequilibrio: sus ayuntamientos y regiones no guardan una uniformidad, y el hecho de que haya regiones que para ‘seguir como están’ tengan que recibir el 17%, o el 14%, o el 8% de su PIB de su exterior genera incertidumbre, al igual que la genera una deuda privada que asciende al 306% del PIB de España o un desempleo del factor trabajo del 27%.
Encima España no crece, decrece, por ello lo que a España le dicen que haga va por el lado de aumentar tipos impositivos -indirectos: que aseguren que la mayoría de la ciudadanía los va a tener que pagar- y, a la vez, reducir gasto público, porque los  ingresos públicos no pueden aumentar por otra vía al no haber suficiente crecimiento, y porque es operativamente sencillo ahorrar a través del gasto público.
También le dicen a España que ha de llevar más allá la reforma laboral: si se facilita y abarata el despido, si se llega a reducir los niveles salariales, los costes de las empresas se reducirán, por lo que éstas podrán pagar más fácilmente otros impuestos y lo tendrán más fácil para conseguir una competitividad que les permita exportar algo más reforzando lo anterior.
Y también, pienso, le dirán a España que reduzca los importes que paga en pensiones, y que baje las cuotas que las empresas pagan en seguridad social, y que atrase la edad de jubilación, y que exija muchos más años que ahora para acceder a la totalidad de la pensión, y que tome toda la vida laboral para calcular la pensión individual. Más de lo mismo: reducción del gasto público para liberar fondos y para reducir el gasto de las empresas.
Y luego, ¿qué?.
De entrada España será más precaria, más pobre, más limitada. El problema de España es de ingresos, no de gastos; de falta de crecimiento. España, como todas las economías, tiene que adaptarse a un entorno de escasez, tiene que optimizar lo que tiene; tiene que organizar mejor aquello de lo que dispone; pero eso no va a resolver carencias estructurales de la economía española que se han ido consolidando tras siglos de evolución de su modelo socio-cultural-productivo.
Para España lo raro, lo extraordinario, han sido los años vividos entre 1992 y el 2007. Entre esos años a España llegaron varias oleadas que la proyectaron hacia un escenario inimaginable unos años atrás. Fueron los excedentes europeos de liquidez que inundaron España, los efectos de la publicidad de los Juegos Olímpicos y de la Expo, el Año Gaudí, la Capitalidad Cultural de Madrid, el que un montón de europeos deseasen disponer de una vivienda en España. España estuvo de moda, y eso la benefició, mucho, pero eso acabó. Y ahora España cuenta con lo que verdaderamente tiene, y es muy poco.
Por eso a España le dicen que suba impuestos, que recorte gasto público que endurezca una reforma laboral que le obligaron a adoptar, que recorte pensiones. Por eso: porque España ha perdido su capacidad de decidir.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

::::::::::::::::::::::::::::::::::

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/lo_de_antes

La Carta de la Bolsa

Lo de antes

Santiago Niño Becerra
Lunes, 27 de Mayo de 2013

Lo de antes, ya saben: entrar en una oficina bancaria a pedir un folleto y salir con un crédito; haberte cambiado el coche hace dos años y volvértelo a cambiar porque ya no te gustaba el color; ir de vacaciones a las Maldivas porque tus vecinos han ido a las Seychelles; comprarte un triplex porque tu colega se ha comprado un dúplex; no escoger en una carta de vinos ningún caldo posterior a 1995; considerar a Hermes, Guzzi, Valentino y Bulgari como parte de tu entorno; y cargando todo eso, absolutamente todo, a cuentas vinculadas a créditos que se iban ampliando y renovando como las hojas caen en Otoño. Eso, lo de antes, no va a volver.
El problema es que en momentos como los actuales en los que lo dicho en el párrafo anterior suena a hechos acontecidos en el Paleolítico, pueden aparecer figuras que a través de fórmulas diferentes sugieran que es posible, sino retornar a aquello, sí hallar atajos que nos conduzcan a mejoras espectacularmente rápidas con respecto a la situación actual. Fórmulas que, aunque con fundamentos totalmente opuestos, estarían en la línea de aquel ‘Bajar impuestos es de izquierdas’.
Es un problema porque voces como esas pueden obtener audiencia debido a una razón muy simple: esas voces hablan a humanos y los humanos, por el simple hecho de serlo, huyen del dolor y buscan el bienestar, y esas voces sugieren que es posible retomar el segundo y abandonar el primero, y no es así porque es imposible: esas voces -y su color político es indiferente: las hay de todos los colores- hablan de retomar un camino que pertenece al decorado en el que transcurría el modelo económico-político-social que, al agotarse, ha entrado en crisis, luego no es posible trazar un camino similar en el nuevo decorado que se está construyendo y en el que transcurrirá el nuevo modelo.
Es decir, la crisis: esta crisis, se ha producido como consecuencia del agotamiento del modelo anterior, lo que esas voces están diciendo equivale a que en 1933, en lo más duro de la Depresión, se hubiese dicho que era una solución volver a las jornadas laborales de catorce horas diarias y con salarios por debajo del nivel de subsistencia. No, ¿verdad?. La pregunta, entonces, es, ¿y qué pretenden?.
Pienso que, o bien puede tratarse de un producto más de esa Fábrica de Sueños en la que llevamos metidos desde hace unos meses: ‘la salvación está en el turismo’, ‘la solución está en las exportaciones’, ‘el problema del paro se resuelva con ‘movilidad temporal’ de los jóvenes hacia Alemania’, ‘menos ‘austeridad’ es el camino’, ‘lo que hay que hacer son ‘reformas’’, … y a la que, pienso, le quedan tres telediarios. En esa línea esas voces irían por el camino de ‘es posible hacer algo que nos mantenga donde estábamos’; un mensaje, agradable y atrayente. La otra opción iría por el lado de la política: vender algo que se sabe va a gustar independientemente de que sea objetivamente posible. No sigo por aquí porque saben que no hablo de política.
Es justo al revés. Pienso que lo que ya habría que haber hecho es retomar aquella famosa frase de aquel no menos famoso discurso que Sir Winston Churchill pronunció en el Parlamento británico el 13 de Mayo de 1940: “I have nothing to offer but blood, toil, tears, and sweat”, acompañado de una organización exquisita de lo poco con que se cuenta, y arrasando las malas administraciones y los despilfarros que pudieran producirse. (Hace gracia leer sobre la cumbre europea del pasado día 22 dedicada al fraude, a los paraísos impositivos y a la ingeniería fiscal. ¿Se quiere de verdad acabar con todo eso?. ¡Por favor: mis alumnas y alumnos saben cómo hacerlo!, y las consecuencias de hacerlo).
Sir Winston Churchill. Salvando todas las distancias que quieran y evidentemente sin sangre ni bombas, esta, la actual es una economía de guerra. La escasez es la realidad: la escasez; y en esos márgenes hay que moverse.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

:::::::::::::::::::::::::::::::::

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/escenarios_vacios_decorados_ajados

La Carta de la Bolsa

Escenarios vacíos, decorados ajados

Santiago Niño Becerra
Viernes, 31 de Mayo de 2013

No menosprecien a quienes, de verdad, cortan el bacalao: son personas listísimas, y muy hábiles. (Por eso son ellas quienes lo cortan, claro).
La Comisión Europea ha concedido más tiempo a siete países para que cumplan con el déficit comprometido, a cambio se les exigen reformas. La concesión: es retórica: ni podían cumplir ni van a poder cumplir por los cauces normales: mayor recaudación a través de un mayor crecimiento y mejor organización del gasto. Ni cumplen ni van a cumplir, por ello escenifican un show en dos partes.
Por un lado se produce una ensalada de cifras distintas que nadie aclara y por la que no se pregunta porque no toca. Vean el siguiente cuadro:
Con las previsiones que la Comisión Europea (CE) había realizado el 22 de Febrero, al Gobierno español le aceptó el Plan de Estabilización presentado dos meses después a pesar de las diferencias tan significativas y contundentes que existían; y no contenta con eso, la CE se corrige a sí misma y al Gobierno de España y da otras cifras de déficit junto con la concesión de los dos años de margen susodicho. ¡Absurdo!: si con el crecimiento que la CE previó y que ahora no ha modificado España no llegaba al 6,5% de déficit en Febrero, ¿cómo va a llegar ahora?. El mismo razonamiento aplicado al 2014 da unas cifras aún más  rocambolescas.
¿Conclusión?. Las cifras ya no importan y lo esencial es ganar tiempo para lo que viene por el otro lado. (Y no olviden las previsiones para el PIB de Nomura para el 2013: -2,5% y de Citigroup para el 2014: -2,1%).
Por el otro lado viene una inteligentísima operación de desmontaje, derribo, deconstrucción y destrucción, todo en uno, del modelo de protección social y del contrato social hasta ahora existentes. Pero sin gritos, sin aspavientos, sin puñetazos encima de la mesa: a través de un concepto magistralmente escogido para la ocasión: ‘reformas’.
Se parte de una realidad de la que no se habla: no se crece porque no se puede crecer ya que la deuda privada, en prácticamente todos los países, ya no puede aumentar más y la pública, en numerosas economías, tampoco. Pero insisto, todo eso se obvia. Lo que se hace es poner el foco en el déficit, lo que es obvio: no se puede gastar más de lo que se tiene, sobre todo si se da lo que acabamos de comentar. Se pone el foco sobre el déficit y se aumenta la intensidad de la luz de modo que todo lo demás: desempleo, pobreza, … quede en sombras, en todas partes, pero sobre todo en los PIIGS (añadan también, de momento, una ‘F’: Francia; los PECOs ya han dejado de contar, y Polonia, si aún cuenta algo, es porque a Alemania aún le conviene).
Quienes cortan el bacalao comprensiva y graciosamente conceden más tiempo a quienes no pueden cumplir con el déficit a fin de que cumplan, sin mencionar ni una sola vez que por la vía normal es imposible que cumplan, y sin susurrar siquiera que lo que deben lo tienen que pagar pase lo que pase y suceda lo que suceda. Pero nada es gratis: ese ‘más tiempo’ tiene que ser a cambio de reformas.
¿Qué reformas?, aquellas que inciden en cambios de elementos que contribuyen a generar el déficit debido a que no se produce crecimiento, y aquellos que impiden que pueda ganarse algo de competitividad ya que no puede ganarse de otra manera, es decir, servicios públicos integrados en el modelo de protección social y condiciones de trabajo hasta ahora reguladas por el contrato social.
¡Verdaderamente es para quitarse el sombrero!: ‘¿No se crece ni se va a poder crecer?, ningún problema. Veamos hasta donde pueden aumentarse los impuestos indirectos sin que la recaudación descienda demasiado y sin que la gente proteste excesivamente, y analicemos hasta donde pueden recortarse los gastos sociales y la inversión pública sin que la gente proteste excesivamente y sin que se mate demasiada gente en las carretas (y si hay que bajar la velocidad hasta 70 Km/h en autopista, y el AVE tiene que convertirse en MBVE (Muy Baja Velocidad Española) pues se hace’. (¿Perseguir el fraude fiscal?, sí, sí, pero sin aspavientos y sin que nadie pueda decir que se está en una dictadura del proletariado)
¿El resultado final?, recuerden: llegar a un déficit estructural del -0,5% en el 2020. Pregunta: ¿podrá España llegar ahí?. Si los países tal y como los conocemos continúan entonces existiendo, sin lugar a dudas: se ‘consolida’ todo lo que haya que ‘consolidar’, es decir, se poda todo lo que haya que podar, y ya está, y, además, se consigue otra cosa: dejar la estructura que va a corresponder al nuevo modelo: la propia al nuevo modelo.
O sea que ya saben: en los próximos años, diseño, anuncio e implementación de las medidas que conformarán una nueva estructura: nueva: diferente a la que existe, con carencias sociales monstruosas y con desigualdades por las nubes, pero eficiente a tope.
¿Les gusta?, genial; ¿no les gusta?, pues tienen dos opciones: o se aguantan o montan una revolución, pero si escogen lo segundo, recuerden que Paris 1870 ya no está de moda.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

:::::::::::::::::::::::::::::::::

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/ayer_hoy_manana

La Carta de la Bolsa

Ayer, hoy, mañana

Santiago Niño Becerra
Martes, 04 de Junio de 2013

Me escribe una amiga en relación al texto que publiqué en lacartadelabolsa el pasado 26 de Abril (http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/las_pensiones_y_ahora_si_va_en_serio).
“Uf, vaya texto el tuyo de hoy… qué bajón y mira que sé lo que piensas y que lo comparto… pero es tan duro… a mí de hecho no me hacen sufrir tanto los “ancianitos” de hoy, que aún tendrán pensión y habrán trabajado y disfrutado de una vida económicamente aceptable y que encima con sus mínimas pensiones ayudan a hijos y nietos, a mí me hacen sufrir los “ancianitos” del mañana… esa gente joven y no tan joven que ya no ha trabajado nunca (mejor dicho, que no ha cotizado nunca), que depende de las pensiones y dinero de sus padres, y que se encontrará sin nada cuando sea mayor… era deducible, pero no deja de ser muy duro aceptarlo…”.
Le respondo:
“Lo he leído (casi nunca vuelvo a leer lo que escribo) y es cierto: es muy duro. Viene una época muy bestia, porque lo será en si misma y porque lo será en comparación con lo que hemos conocido. Muy bestia por el bienestar que se perderá, muy bestia porque nunca volverá a recuperarse, y muy bestia porque no sólo afectará al futuro sino también al presente.
Estoy convencido de que las crónicas, cuando hablen de estos años pasados, se referirán a una burbuja en el tiempo: el período 1950 – 2007, algo atípico, especial, una fase mayoritariamente de paz, de crecimiento, de coberturas sociales, de libertades política, … claro, claro, con sus más y sus menos, con sus recesiones, pero nada comparable con lo sucedido en 1840 y, pienso, nada comparable con lo que sucederá, por decir algo, en el 2076.
Del ‘se puede para todos’ se está pasando al ‘se puede para los necesarios’. De ‘haber de todo’ se está pasando al ‘hay poco’ y pasaremos al ‘habrá lo justo’. No hay todo de todo para todos, pero eso que puede entenderse muy bien tiene consecuencias: macroeconómicas, claro, pero también micro y, sobre todo, personales.
Ahora toca esto, y dentro de diez mil años tocará otra cosa”.
Dentro de diez mil años … Pero eso no nos afectará a nosotros y sí nos afecta lo que pase ahora.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

Salut i consciència!Jordi

http://vimeo.com/user1361588/videos
:: http://entrebits.blogspot.com/ ::
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ESPAI LLIURE DEL MUNTATGE “SIDA”

«El present és d’ells; el futur és meu»

Nikola Tesla (1856–1943)

Compartir

Comments are closed.

TRADUCTOR