La Fundación Vivo Sano presenta el libro de Raúl de la Rosa
‘La enfermedad silenciada’

logo vivo sanoediciones i

Presentación del libro ‘La enfermedad silenciada’, de Raúl de la Rosa

la_enfermedad_silenciada.jpg_con_marco.jpgprueba

Si deseas comprar el libro, infórmate en nuestro teléfono de Plural-21 93 450 13 00, o visita la web de Ediciones i 

LA FUNDACIÓN VIVO SANO PREVÉ UNA JUDICIALIZACIÓN
DE LA PROTECCIÓN DEL CIUDADANO
FRENTE A LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

 

  • El 82% de los ciudadanos considera que no tiene suficiente información como para tomar medidas frente a los posibles efectos nocivos de las radiaciones procedentes de antenas de telefonía móvil, wifis y otras tecnologías
  • Cada vez hay más afectados por electrosensibilidad, una patología ya reconocida oficialmente en otros países pero aún silenciada en España, pese a que existen posibilidades diagnósticas y terapéuticas para estos pacientes
  • ‘La enfermedad silenciada’ se propone cubrir un vacío divulgativo, para que todas las personas que deseen tomar las riendas de su salud conozcan los riesgos de las radiaciones y sepan evitarlos tomando decisiones informadas


Madrid, 26 de junio de 2014.-
En los últimos años se ha producido un incremento de las radiaciones debido a la proliferación líneas eléctricas, transformadores, antenas de telefonía móvil, wifi, etc, hasta el punto de que resulta muy difícil encontrar un lugar libre de campos electromagnéticos artificiales. Según datos internos que maneja la Fundación Vivo Sano extraídos de encuestas de elaboración propia, el 90% de los ciudadanos considera que los campos electromagnéticos artificiales perjudican la salud y un 80% afirma no disponer de información suficiente como para protegerse de los efectos nocivos de dichos campos. Para cubrir este déficit de información, la Fundación Vivo Sano ha promovido la publicación del libro La enfermedad silenciada, escrito por Raúl de la Rosa y publicado por Ediciones i.

 

Raúl de la Rosa, responsable del área de contaminación electromagnética de la Fundación Vivo Sano y perito y asesor en numerosos procesos judiciales sobre este asunto, ha querido poner con este libro el acento en los problemas de salud que puede llegar a causar la exposición constante e indiscriminada a radiaciones artificiales. “El título lo dice todo. Estamos hablando de una situación que está siendo silenciada desde distintos ámbitos pese a que cada vez hay más personas electrosensibles. En Suecia, por ejemplo, la cifra oficial de afectados asciende a 290.000, en un país donde esta patología está reconocida como enfermedad laboral y puede ser motivo de baja en el trabajo. Y según el Observatorio de la Contaminación Electromagnética de Estados Unidos, un 10% de la población padece este problema”, explica De la Rosa.

 

Para De la Rosa, autor entre otras cosas del primer mapa electromagnético realizado por iniciativa municipal en una ciudad española, San Sebastián, para conocer el impacto de estas radiaciones en áreas sensibles, principalmente centros escolares, “uno de los grandes problemas es que en mayor o menor medida todos somos electrosensibles y que, por lo tanto, estamos ante un problema de salud de enormes proporciones, una auténtica pandemia”. El autor señala además otro inconveniente, éste desde el ámbito legislativo: “Preveo una judicialización de la protección del ciudadano frente a los campos electromagnéticos. Los poderes públicos no nos amparan y la nueva Ley de Telecomunicaciones no sólo no solucionará el problema, sino que está fomentando el que cada persona que tenga un problema tenga que resolver su caso particular por la vía judicial”, subraya.

 

En este contexto llega a las librerías La enfermedad silenciada, una recopilación y actualización de todos los aspectos relacionados con la contaminación electromagnética: fuentes de emisión, epidemiología, los últimos estudios científicos, recomendaciones de expertos, resoluciones de organismos internacionales, sentencias judiciales, movimientos ciudadanos, consejos de higiene electromagnética, sintomatología de la enfermedad y tratamiento, etc.

 

Para el director de la Fundación Vivo Sano, Alfredo Suárez, “es necesario contar con la información adecuada para poder decidir sobre nuestra salud. Según la OMS, el 70% de las enfermedades están relacionadas con factores ambientales. De ellos, uno fundamental y en constante crecimiento es la contaminación electromagnética. Sin embargo, sólo 1 de cada 5 europeos reconoce haber recibido alguna información sobre los posibles efectos adversos para la salud de los campos electromagnéticos. La enfermedad silenciada  viene a llenar este hueco, proporcionando información completa, actualizada y práctica para todos aquellos que queramos tomar decisiones informadas sobre prevención y cuidado de la salud”.

 

En primera persona

De estos riesgos precisamente sabe mucho, por sufrirlos en carne propia, Pilar Aleza. Esta profesora de instituto sufría intensísimos dolores de cabeza, pérdida de concentración y memoria, hasta el punto de no poder seguir una conversación, y no tardó en achacar sus síntomas al router wifi de la sala de profesores. Tras investigar el asunto y documentarse, finalmente Pilar optó por buscar tratamiento médico en Francia, y allí fue donde le diagnosticaron de electrosensibilidad.

 

Ahora, tras un año de tratamiento, su mejoría es clara, pero aún no termina de soportar durante mucho tiempo las ondas del wifi, ni las de los móviles, ni las de las antenas de telefonía, lo que le supone una evidente limitación para hacer una vida normal. “Han sido años durísimos porque, aparte de los terribles síntomas físicos que sufría, tuve que hacer frente a la incomprensión inicial de todo mi entorno debido al desconocimiento”, explica Pilar, “e incluso había momentos en que sufría tal hipersensibilidad que podía distinguir en qué mochila de mis alumnos había un teléfono móvil encendido”. En su centro de trabajo han respondido, y ahora ya no hay router wifi en la sala de profesores.

 

Otro de los datos internos que maneja la Fundación Vivo Sano es que el 92% de los ciudadanos cree que no está suficientemente protegido por las leyes actuales, un dato que respalda el abogado Alberto Arrate, especializado en contenciosos relacionados con la contaminación electromagnética. Este experto lamenta los contenidos de la nueva Ley de Telecomunicaciones, publicada en el BOE el 10 de mayo y en la que no se consignan las competencias de comunidades autónomas y ayuntamientos en esta materia, y en la que se incide de forma previsiblemente anticonstitucional en el derecho de propiedad, ya que regula la posibilidad de expropiar azoteas de edificios. Según Arrate, “esto provocará una judicialización de toda la problemática en torno a los campos electromagnéticos, ya que los ciudadanos intentarán protegerse apelando al derecho a la salud, cuya competencia sí tienen las entidades autonómicas, o a la de ordenación del territorio”.

 

Reducir las emisiones es posible

Arrate, que en 2001 consiguió por primera vez en Europa que un juez ordenara la retirada de una antena de telefonía móvil por motivos de salud (en el País Vasco para proteger a una niña enferma de hiperactividad), subraya que no hay condicionantes tecnológicos para garantizar la cobertura de los teléfonos móviles. “Está demostrado que se pueden reducir mucho los niveles de emisión de las antenas sin menoscabo de la cobertura, y esa reducción sería una buena medida desde el punto de vista de la salud. Pero esto obligaría a las operadoras a hacer una planificación de su parque de antenas, igual que se hace con otros servicios e instalaciones como luz, gas o saneamiento. Sin embargo, esas compañías prefieren colocarlas siguiendo criterios de optimización económica en vez de estrategias de protección a la salud”.

 

Por todo esto, la Fundación Vivo Sano considera imprescindible avanzar en la concienciación social respecto a los campos electromagnéticos, atendiendo a las últimas evidencias y recomendaciones, y aplicando enfoques preventivos que minimicen los riesgos para la salud pública.

 

 

Sobre la Fundación Vivo Sano: La Fundación Vivo Sano (www.vivosano.org) es una organización independiente, de iniciativa privada y sin ánimo de lucro, orientada a la salud. Trabaja para crear una sociedad más sana donde las personas se encuentren bien en todos los aspectos de su vida, disfrutando de una buena salud física y emocional, de unas relaciones constructivas, viviendo en un entorno saludable. Para ello, promueve hábitos saludables para el cuerpo, la mente, el medio ambiente y la sociedad; fomenta un nuevo modelo de atención sanitaria basado en la medicina integrativa; y vela para que instituciones y legisladores antepongan la salud de los ciudadanos a cualquier otra consideración. La Fundación Vivo Sano es la creadora e impulsora de campañas de concienciación como www.hogarsintoxicos.org y www.escuelasinwifi.org.

 

Compartir

Comments are closed.

CONTADORES PLC

Campaña informativa sobre los contadores PLC
Consejo General Médico Austríaco exige la prohibición de los 'Contadores Inteligentes'